New Page 1

< Atrás

CLASSIC DOWN HILL           VOLUMEN II

FREAKY BIKES
   

Hace un año nació Classic DH, para traerte emotivos recuerdos de aquellos locos cacharros de descenso del siglo pasado. Ahora, ante la potente demanda de nuestros lectores, el equipo de FreakyBikes ha trabajado duro para mostrarte una de las páginas más épicas de nuestro deporte. Estas bicis provienen de unos tiempos en que se carecía de plataformas flotantes, cuadros hidroformados y demás moderneces teconológicas. Disfruta de estas pretéritas bicicletas.

   
   

 

B1 es una marca holandesa, la firma de montaña de Batavus. Ser el Número Uno
tuvo una de las maquinas más deseadas a comienzos del 2000. Además de en el
tono negro de la foto, la tenías en
el mítico naranja de los corredores del equipo de los
Países Bajos, donde destacaron los locales Bas de Bever y Gerwin Peters (extraño
en un país tan plano) y Mickael Pascal y Óscar Saiz. Eran famosas por lo pesadas
que resultaban, aunque se lo tragaban todo.

 

 

La historia de Sintesi es la de David contra Goliat. A finales de los 90 la tiranía de Sunn (encabezada por Nicolas Vouilloz, Anne Caro Chausson y Cedric Gracia) acaparaba títulos y más títulos en mundiales y copas del mundo de descenso. En 1997 Nico se lesionó, ocasión que aprovechó Corrado Herin para hacerse con el título de la Grundig. Desde entonces, la Sintesi Bazooka se convirtió en una de las bicis más vistas en los circuitos. Su color naranja es ya histórico, conjuntaba a la perfección con el chaleco de líder en el mismo color de la Copa del Mundo Grundig, que Corrado se ocupó de vestir en los descensos más espectaculares del planeta. Otra joya naranja de la época, y también italiana, era la que se ocupaba de amortiguar al campeón del Valle de Aosta, las suspensiones Marzocchi se encontraban en su momento de auge, con el nacimiento de la exitosa serie Z1 (la de la foto) y las dobles pletinas Mister T, Junior T y Super T. El gigantesco brazo del basculante de esta bicicleta era el verdadero quebradero de cabeza de los usuarios de la Bazooka, famoso por su escasa fiabilidad. Ademásde Corrado, la campeona del mundo Giovanna Bonazzi también estuvo enrolada en las filas de Sintesi. En España fueron los hermanos Oulego los elegidos para pilotar las Bazooka.

 

 

EDR era un pequeño fabricante de alta tecnología, no sólo se dedicaba al mundo de la bici, Eduardo Del Rey tenía también contratos con empresas de la Formula 1 y aeronáuticas (entre otras) para la construcción de piezas de alta calidad. El famoso pedalier de Rotor, en su intento por hacerse más conocido, alineó un equipo de rally y otro de descenso con cuadros Rotor. Miriam Blas fue la encargada de probar el material en downhill. La monstruosa bici de EDR-Rotor no tuvo mucho éxito, pero fue un buen signo del desarrollo que la tecnología española estaba experimentando.

 

 

Giant, el gigante asiático es uno de los mayores productores de bicis a nivel global. Sus máquinas de competición siempre han encontrado hueco entre los mejores. A finales de los 90, su potente equipo de descenso lo componían Myles "Smiles" Rockwell, Rob warner, Jurgen Beneke y Sean MacCarroll. Después de los "tiranos" de Sunn presentaban la escuadra más peligrosa a la hora de asaltar los podios. La ATX One DH es otra de esas bicis históricas que ha tenido muchísimos seguidores. Los colores rojo, azul y amarillo fueron muy representativos de Giant en su momento, actualmente su divisa blanca y azul resulta menos vistosa.

 

 

 

 Gomis era un fabricante artesanal español de los 90. Hacían pequeñas tiradas de cuadros de descenso. Fueron preciados en su momento. Por desgracia, ya no se ven por ahí, pero tuvieron su presencia en los inicios del descenso serio, cuando empezaban a popularizarse las dobles pletinas.

 

 

 

 GT es uno de los grandes de la industria. La Lobo fue su estandarte en los útlimos compases de los 90. Contaban con el gran Steve Peat en sus filas, además de otros nombres, como las féminas Mercedes González o Nolvenn Le Caer. Fue otra bici muy vendida. Aquí la vemos montada con  la bárbara Marzocchi Monster T y una paellera digna del Mammoth Kamikaze.

 

 

 Intense M1, la bici más soñada en su momento. Al igual que ahora, en 1996 ya se veían muchos pilotos privados, o equipos que no disponáin de una bici digna de descenso, montando las M1, como Shaun Palmer cuando se subió al podio en ell mundial del 96. Desde entonces hemos visto la M3, M5 y M6 desfilar por las pasarelas de las trialeras y cortados. El equipamiento de la unidad de la fotografía es algo moderno (Manitou Dorado, ruedas Intense, ...), pero seguro que es una bici que sigue dando delicias al piloto que la lleve.

 

 

 

 Kastle, otro juguete italiano muy representativo de la época. Tenía muchos seguidores y compradores, a pesar del desorbitado precio de más de un millón de pesetas de los 90. A pesar de la fragilidad de su cuadro, sigue ganando adeptos gracias a ese precioso color verde y la estructura bizarra de sus tubos. Los Oulego también fueron los elegidos para pasearlas por las carreras nacionales y los asaltos internacionales de Iván.

 

 

 

 Sin duda, todo un objeto de deseo de la cultura biker, Schwinn Straight 8, tecnología Lawwill, basculante pulido, triángulo delantero negro y oro y la Boxxer a la cabeza. Esta es la imagen que tenemos de Jurgen Beneke, el piloto alemán del top five de los 90. Después, fueron los Misser los encargados de dar lustre a la marca americana.

 

 

 

 Johny T colgó la bici montado en una como ésta, una de las suyas. La Tomac 204 Magnum se hizo pronto una máquina muy deseada. Su creador era el mismo John Tomac y Dough Bradbury, ex-Manitou. Su recorrido de 204 mm fue una pasada cuando salió en 1997, aunque pronto se convirtió en la norma de los descensos, en unos años donde los recorridos de las suspensiones aumentaban entre dos y cinco centímetros por temporada. En menos de un lustro se pasó de bajar con seis centímetros por rueda a los 20 actuales.

 

 

 

 Yeti es otro clasíco americano. El modelo de la foto fue otro de los éxitos de los 90. En realidad, no es más que una Schwinn Straight, diseño Lawwill, pero con los colores de Yeti, además de los tonos dorados con los que la ha orlado el freaky de su propietario. Como corredores destacados, citar a Nathan Rennie o los Misser.

 

 

 

Con una bici como esta David Vázquez ganó su primera carrera de la copa de mundo DH,
aunque la suya estaba pintada de color naranja, a juego del maillot de líder, ¡qué fuerte! Era
un pepino increíble, llamaba mucho la atención, con un montón de bieletas, el cubrecárter amarillo,
la horquilla Headshock invertida, bielas Coda, ... Al menos ésta sólo tenía una cadena, ya que otra
versión armada con doble cadena era un quebradero de cabeza para pilotos y mecánicos. Como
corredores destacados, pues el Volvo-Cannondale de finales de los 90: David Vázquez, Óscar Saiz,
 Myles Rockwell, Missy Giove, ...

 

 

 

 Una de las bicis más extrañas vistas en los circuitos de la Copa de Mundo.
A principios de la década del 2000 los japoneses de Honda se metieron de lleno
en la tarea de crear una bicicleta de descensos. Su idea no era comercializarla,
sino investigación y desarrollo, tal vez para aplicarla al campo de las motos, o
venderso a fabricantes consolidados de bicis, quién sabe. Con un piloto como
Greg Minnaar era fácil lograr resultados destacados, pero, quizás esa caja de
cambios oculta y ese cuadro con aspecto de bastidor de moto le ayudaron.
Lo mismo debemos decir de las alucinantes horquillas moteras Showa, poco
vistas en los descensos.

 

 

 

Hablar de esta bici es hablar del palmarés más gordo que existe en descenso. Sunn unió la creatividad de Max Commençal, la amortiguación de Olivier Bossard (Bos Engineering) y la fabulosa escuela de pilotos franceses para llenar sus vitrinas de arcos iris hasta el infinito. Estaba equipada con un cuadro de acero, el único en las carreras de copa del mundo, y las suspensiones Obsyss, paridas por Bossard, quien al abandonar Max la marca que fundó (Sunn) para crear otra con su propio nombre (Commençal), así nadie se la podía quitar; se fue también de Sunn para crear Bos, también con su nombre. La Sunn Radical se sigue vendiendo hoy en día, ahora es de aluminio y muchas cosas han cambiado, pero desde luego tiene pedigrí.

 

 

 

Antes de las Bullit, V-10, las plataformas flotantes y demás, la gente de Santa Cruz parió el Super 8, que daba 8 pulgadas de viaje trasero. También conocida como Super Tocho, al igual que la rival de Schwinn, la Straight 8 alias "Super Tocho". Esta maquina se colocó en el limbo existencial entre los tiempos de las Heckler DH (!) y las modernas V-10 del Sindicato más letal del mountain bike.

 

 

 MISCELÁNEA

Más bicis y fotos curiosas para añadir a la lista de Classic DH II

Pincha aquí para ver el volumen anterior de Classic DH

Volver arriba

Espero sugerencias sobre otras bicis para incluir en la lista,
así que si se te ocurre algo, escríbeme a altrigueros@hotmail.com
Gracias y saludos

FREAKY BIKES